Bienvenida Natura

Viendo ese Mar.
Un mar verdoso casi dulce
bordado de algas y de peces nuestros.

El coro de las aves torpes
plasmadas de sol girando en torno de una barca vieja.

Viendo el sol iluminando atardeceres
que envidian las auroras,
arcos aislados formados de horizontes.

Sol escondido en esa línea
donde las sombras proyectan a la noche
ósculo de la tierra y cielo.

Se hizo Crepúsculo
aquel beso de colores en la tarde casi oscura
que me acorta la noche.

Y llega la noche
como larga lengua oscura
declinada del sol para buscar el orto
donde mis ojos contemplan... las estrellas.

Grandes, medianas y enanas
constelaciones de mi cielo que me envuelven de mitos
bajo el manto estelar.

Viendo ese bosque.
Densidad arbórea donde el sol se cuela
despertando sombras, donde las hojas
se vuelven hojarasca, donde el viento canta.

Selva de bioma exuberante,
luz tenue que a mis ojos llega
con el vaivén de los yagrumos.

Sobre tus copas la lluvia alcanza cubrirte de rocíos
y tus ramas se destrenzan goteando sus cristales.

Dentro de ti
conciertos y colores
canto sonoro de aves, crujir de ramas,
plumajes encendidos en vuelo,
suspirar de la hojarasca
como una alfombra sobre el suelo tendida.

Tendida hacia el horizonte se ve la inmensa sabana.
Hierbas, plantas, matorrales,
rayos de sol encendido.

Árboles extraños solitarios
que miran los espacios bañados de sol,
que llaman a la sombra para albergar un nido.

Nidos de pájaros errantes cansados de la sed
que calman en los charcos, lagunas disecadas del verano,
oasis de mi llano.

Sabana larga y tendida
donde la copla se guinda en colores bermellones,
emisarios del crepúsculo.

Sabana que llega al río.
río de espuma entre piedras
caminando hacia tu mar,
río de playa, playa de río.

Caminito de agua dulce
corriente natural, caudal hermoso,
dime donde naces y evaporas
dime donde llegas con tus bocas.

Estuario quizá seas frente a un lago,
o Delta como dedos, meciéndote en el mar
y mi recuerdo.

No hay comentarios: