Cruzando el puente

Entre vaivenes ambiguos
se abre cauteloso mi poema
para llamar al recuerdo sin nombrarlo.

Como un canto indescifrable transito mi camino
buscando la alegría sin poder hallarla.
Cruzo el puente y bajo sus aguas se deslizan los espejos
donde nunca he de mirarme.

Se van amalgamando mis reminiscencias
para que inesperadamente broten mis poemas,
mágicamente iluminados de tristeza,
como transmutaciones que de los rincones de mi alma afloran.

Dejo hilar el borde de de la aurora después de las noches de insomnio
para entregarme a la luz del sol que en los afanes aburridos transcurre mi existencia.
Se nublan los paisajes
y no hay retorno del verdor en mis pupilas.

No hay comentarios: