Endeblés

Hoy me encadeno a tu encanto
como una huella que cae del amor que prometiste,
para no dejar marchitar en mis tesuras
el color de tus ojos y la piel sedosa de tus manos.
Para no dejar la palabra acunada en agitados recodos
que se pierden en el abandono después de tanto llanto.

Porque frágil es el amor cuando el olvido resuena junto al viento
como un eco devorando silencios
y en arrestos de una piel que fue mi hoguera.

La endebles se alarga entre el cielo y la tierra prometida
y me llegan tus sonidos inolvidables en mi mente
cuando pienso en el reencuentro de tus ojos y mis ojos.

No hay comentarios: