La pureza de tus letras A María Elena Ponce


Como me envuelven tus letras
que depuran líneas de horizontes,
que dejan caer lloviznas para la tierra árida y para las rosas,
letras con dulzura de lo místico para enjugar la desesperanza.

Letras de sueños hambrientos que tus manos plasman,
que se dejan oír como un silbido o rumor de sentimientos
buscando en el vacío los días eternos.

O aquellas que nos hablan del dolor y el gozo
en las profundidades contrastadas por la luz y por las sombras,
aquellas acorraladas por el viento despojando el ahogo
desde el rojo de las rosas y el blanco de las magnolias.

De tus rendijas donde la tarde casi oscura permite la muerte de la luz
y en las mañanas esputan resplandores que cantan las historias,
grietas donde se ve llegar la muerte y el olvido y
grietas donde se ve nacer el amor con gotas de rocío.

Esas tus letras, que emanan de un cristal donde el tiempo
te hizo prisionera,
de donde surgía el hambre de las palabras
con tu pluma y con tu musa.
Esas que tienen tanto por decir,
por gritar al viento y pedirle que traiga a tus balcones los ecos de la libertad,
Esas, esas no morirán.
Y yo poeta te abrigo con la sombra de mis versos
para cantar contigo en una eternidad.

No hay comentarios: