No quiero tedios

Hundo mis manos en el fondo azul del pensamiento
y me alegro buscando tú alegría.
Recorro el abismo flotando en sensaciones
y tu alma me llega florecida,
Te detecto y mi nervio enloquecido te abraza y te bendice
feliz de haberte hallado.

No susurres amor cosas al viento,
ni pienses que no estoy, eso no es cierto.
Es tanto mi dolor de no tenerte que transporto mi voz para quererte.

Ya no quiero que me digas que estás sola y aburrida,
ya no quiero verte sola como un niño sin arena y sin castillo,
ni quiero que mastiques canciones insonoras,
ni que escribas mi nombre en el azul cuadrado de cansados días.

No, no quiero que tu alma se evada de mis manos,
no quiero que tu alma se pierda en laberintos
por no encontrarme un día.

Ya, ya estoy aquí, -¿acaso no oyes la canción que esta sonando?
La traje de allá de tus recodos, de donde el viento te empujó a mis brazos
de donde fuimos tú y yo codo con codo, un solo amor y un solo abrazo.

Así que ya no hay más porque temer, de que has perdido lo que ayer fue tuyo
ni tedio amargo, ni sustos sin arrullos.
Ya estoy aquí para embriagarte de amor y de sonrisas.

No hay comentarios: