Siempre serás luz


Voy mirando el mundo que acontece
como vida campestre descrito por tu voz
y con tus ojos mirándome en la vehemencia de un apetecer.

Tal vez quiera decirte en mi silencio un poema de serenidad,
un poema puro de oquedad profunda para que te duermas
y descanses mientras mis manos te acaricien.

Entretenerme de tanta tristeza y de tanto llanto
con tus manos en mis manos llenándolas de besos.

Escucharte con susurros encendidos,
con palabras que crepiten el deseo de nuestras bocas
en el desabrigo de nuestros cuerpos.

Palparte y en el temblor de mis manos
recoger tu luz para alumbrar mi sombra.

No hay comentarios: