Tengo un poema escondido

Tengo un poema escondido entre mis labios
para llenarte el papel de liras y deseos.

No tardaré en volver hacia tu río,
para bañarme en sus aguas y atrapar tus mariposas.

Y allí en tu rincón donde se adorna tu memoria,
buscaremos el amanecer de mañanas cariñosas,
endulzaremos el pan con vainilla, con olores y con noches.

Volveré hacia tus manos que me esperan ansiosas,
estaré en tu mirada que ilumina mi alma
y seré cascabel que resuene en tu pecho.

Buscaré tu ternura, tu perdón, tus encantos
y tu cuerpo danzante que lo mueve mi canto.

Me fundiré en la arena y el mar de tu sonrisa
para que juntos hagamos la historia con tus plantas,
tus girasoles al viento y tú presencia infinita.



No hay comentarios: